domingo, 20 de febrero de 2011

Megamind: la soledad del villano


Ya me cansaba de escuchar que el cine está seco de ideas, que todos vuelven a repetir lo mismo y quién sabe qué más. Sin embargo creo, y esto no es nuevo, que en realidad se trata de un gran reciclaje de historias y que el problema reside, no en ese reciclaje, sino en cambio en el mal uso que se hace de él. Porque si se toma un clásico y se hace algo mediocre, entonces si estoy de acuerdo que el cine va en picada. Si en cambio se logra otra obra maestra a lo Nolan, entonces se ha hecho un buen uso. Sucede lo mismo con los remakes de películas asiáticas (algunos agregan europeas y otros gritan españolas): ¿es realmente necesario? Cuando todavía no se termina con el proyecto todos están en desacuerdo, pero cuando un Verbinski se alza con un The ring, todos comentan »oye, pero que buen remake«. De acuerdo, la mitad del planeta no está de acuerdo con esto, pero la otra sí.

Así me pasaba con Megamind. Pensaba que sería otra de las tantas historias relatadas sobre la lucha del bien y el mal, sobre capas de colores y super-poderes del planeta Krypton. Sin embargo me encontré con una verdadera reflexión sobre lo que significa pasar una vida en el mal y el camino que se debe recorrer para apartarse de él. Suena exagerado, sin embargo, es eso lo que cuenta Megamind.

(Lo siguiente revela algunos detalles "generales" de la película. Usted es libre de leerlo o no).

La primera parte resulta bastante cómica y podríamos calificarla como una de tantas historias de DreamWorks que, salvo pocas excepciones, resultan superfluas. Sin embargo, la película da un giro cuando el personaje principal, amo del Mal, se da cuenta que su vida es un gran absurdo al encontrar vacías sus acciones. (Trato de no adelantar nada, creo que no lo hago, en cambio estoy tratando el tema como algo muy general). Una de las tantas espectaculares frases lo resume de manera impecable: »He llegado a tenerlo todo y sin embargo no tengo nada«. La soledad y la tristeza que el personaje siente luego de haberse cansado de satisfacer sus gustos le hace pensar si realmente quiere seguir ensuciándose en ese lodo. Y no sólo eso, Metroman, el que en la primera mitad de la película es su antagonista, un egocéntrico superhéroe que toda su vida ha hecho el bien y así realzado su figura, se siente también cansado de esas acciones. El film no sólo nos presenta lo que es realmente malo, la ambición de poder, como algo deplorable, sino también aquello que en el bien puede convertirse en la autodestrucción de la persona, el egoísmo.

Se hace importante también destacar cuáles son algunos de los elementos que hacen cambiar a Megamind de parecer. Podríamos resumirlo simplemente con »el amor«, pero creo que eso hace que se caiga en lo general e incluso repetitivo de muchos otros films. Megamind decide cambiar cuando se da cuenta que nunca fue amado, y descubrir el atisbo de afecto de parte de otra persona y hacia esa otra persona, le hace reflexionar sobre sus acciones.

La película comienza siendo una descripción bastante banal de la lucha entre el bien y el mal pero concluye con reflexiones de cómo un ser malvado puede incluso cambiar y de cómo entre lo que parece bueno, puede haber una brisa de perdición y qué se necesita para poder apartarla.

Me quedo con algunas frases que, además de haberme causado mucha gracia, encierran varias verdades:

Metroman - Nadie atrapa a la justicia. ¡Es un ideal, una convicción!”
Megamind - Incluso la más arraigada convicción se oxida con el tiempo.
Metroman - ¡La justicia es de acero inoxidable!

- Lo sé, lo sé… Siempre sediento, jamás satisfecho. Comprendo pajarito con sombrerito; sin propósito, sin meta. No hay aspiraciones, no es… Cuál es tu aspiración… […]Sólo piensa: lo tenemos todo… y no tenemos nada. Ya no tiene chiste. (Megamind)

- Los héroes no nacen, se hacen (Roxi Ritchie).

- No se juzga un libro por su portada o una persona por su exterior (Roxi Ritchie).

- El destino no es la senda que se nos da, sino la senda que uno elige para sí mismo (Megamind).



3 comentarios:

  1. pienso q esta pelicula es muy graciosa pero tambien nos hace pensar sobre el sentido de la existencia , lo cual a mi lleba a pensar q en realidad la vida o el proposito en si de la vida y del hombre no tiene sentido , solo ves que cada dia es lo mismo en este mundo las mismas noticias de muerte asesinatos , violaciones contaminacion , otros son ricos , otros pobres pero al final el q tiene plata q consigue con tener mas lujos ,autos ,una casa lujosa q mas kisas tendra amor pero ahi queda no hay mas q hacer........??lo tiene todo y no tiene nada , en realidad nada tiene sentido ...nada .

    ResponderEliminar
  2. Nada tiene sentido porque tienes muchas cosas por hacer que al final nunca te satisfacen. ¿Haz probado alguna vez no hacer nada y aceptar que nunca estaras satisfecho?

    ResponderEliminar